En caso de siniestros llama al

El primero nunca se olvida

Se llamaba Lupita. Fue el primer amor de mi amigo Andrés… o al menos el más fiel y sincero. Todos tuvimos el gusto de conocerla. En algún momento de su vida debió ser blanca, pero los años cobran factura y para cuando llegó a sus manos ya tenía un desvanecido tono más cercano al beige.

Lupita era un Jeep Cherokee del 86’; un auto bastante maltrecho pero innegablemente útil para un adolescente de 17 años. Fue una cuasi herencia de su hermano mayor quien se la cedió al tener cerca de dos décadas de uso, y servía perfectamente para llevarnos a las fiestas de los viernes y a los partidos de vóley de los fines de semana.

5 consejos para evitar una mala cita

Hay muchas cosas que pueden salir mal en una cita. No solo en la primera, que de por sí tiene la fama de ser problemática, sino en cualquier cita: Tu acompañante puede aficionarse de los cocteles hasta dar una desafinada (pero apasionante) interpretación de Ana Gabriel en el karaoke del bar; o puede que justo al otro lado del salón divises a una rubia despampanante en medio de una romántica velada con aquel ex que usó tu corazoncito como alfombra.

Si te ha pasado alguna desgracia durante un compromiso importante, no te persigue la mala suerte ni tienes una maldición. La suerte poco o nada tiene que ver en el asunto, y muchas de las embarazosas situaciones que dañarían tu próxima cita son totalmente evitables si sigues estos consejos:

Cómo afrontar un robo en el hogar

Llegas a casa luego de un largo día de trabajo o después de disfrutar un paseo de fin de semana. Todo es normal hasta que notas que la puerta de entrada ha sido forzada o que una ventana está rota. Automáticamente tratas de recordar lo que pasó antes de abandonar tu hogar, cuando de repente te das cuenta de lo que está ocurriendo: alguien entró a tu casa.

En Ecuador, los robos a viviendas no son poco comunes y van en aumento. Durante el primer semestre del 2015 llegaron a la Fiscalía 10.394 denuncias: 1.350 más que las reportadas el año anterior, y todas las víctimas de estos sucesos los describen como experiencias traumáticas.

No podrías vivir sin él, así que demuéstrale cuánto lo quieres

El refrigerador. ¿Qué sería de nuestra vida sin él? No solo tendríamos un enorme hueco en la cocina que no se puede llenar con nada más; no sólo volveríamos a la época en que los víveres se compraban y consumían para el día; no solo nos olvidaríamos del hielo, el helado y la cerveza fría… 

No. Sin “la refri” no tendríamos dónde poner todos esos absurdos imanes de letras y figuritas que colecciona nuestra mamá, ni las tarjetas magnéticas que tienen el número de teléfono de nuestra pizza favorita. Conozco incluso una familia que si perdiera el refrigerador, sería como quitarle su mejor y más antiguo medio de comunicación, ya que es el único lugar donde registran todos los mensajes y recordatorios importantes: “Salí con la Marta, vuelvo a las 6”, “Recoger la ropa del Martinizing”, “Llamó Jorge, que le devuelvas la llamada al 3866472”,

 

Transparencia

Información Financiera

  • 2013 Descargar
  • 2014 Descargar
  • 2015 Descargar
  • 2016 Descargar
  • 2017 Descargar

Gobierno Corporativo

Recursos Humanos

Siniestros Pagados

Informes de Gestión