En caso de siniestros llama al

Riesgo de Muerte por sillón de oficina

Pablo tiene 33 años, un coeficiente intelectual muy por encima del promedio y una maestría en una de las mejores universidades de E.U.A. Tiene también un computador con las mejores características del mercado y todas las consolas modernas de videojuegos (Play Station, Wii, Xbox); una laptop, una Tablet, un Smartphone… y un sillón ergonómico.

Pablo tiene 33 años y es diseñador de juegos. Pasa seis horas al día trabajando, otras seis jugando, ocho horas durmiendo, y las cuatro restantes en actividades varias como leer, ver tele, manejar y comer.

 

Ni boyas ni flotadores. Adultos en las piscinas.

Siempre le he tenido mucho respeto al agua. Probablemente porque he oído mil veces a mi madre contar la historia de cómo casi me ahogo en una piscina cuando tenía 3 o 4 años.

Yo iba sentada en el lomo de uno de esos grandes inflables en forma de tiburón, sin haberme quitado primero la boya amarilla que me ponían para entrar al agua. El animalejo flotó a la deriva hasta lo más profundo de la piscina y esta humilde servidora no encontró mejor solución que lanzarse cabeza abajo sin saber que la boya no le permitiría volver a una posición segura y con acceso a oxígeno. Ni mis padres, ni mis hermanos, ni ninguno de los presentes, vio el espectáculo de mis pequeños pies sacudiéndose fuera del agua, salvo un mesero que por ahí pasaba, quien ni corto ni perezoso se zambulló para salvarme.

Compactos, coloridos y ¿peligrosos?

Son divertidos, son llamativos, son maniobrables y tienen mucho estilo. Se parecen a las motocicletas pero en realidad conforman su propia categoría: se llaman Scooters y poco a poco van tomándose las calles y veredas de las ciudades donde la gente busca opciones para vencer al tráfico de todos los días.

Este peculiar medio de transporte rompe los paradigmas de la moto urbana tradicional que se ha vinculado a mensajeros, courriers y deliveries, para adaptarse a la vida moderna de jóvenes (y no tan jóvenes) ejecutivos, sin discriminar profesión ni género. Si hace dos años pude sorprenderme al ver en Quito a una mujer de cuarenta y tantos, enternada y con tacos, subir graciosamente en su scooter al salir de una reunión, a mitad del 2015 esto es algo de todos los días.

De paseo con Fido

Sabemos que muchos de ustedes son amantes de los perros, y por amantes nos referimos a que en algunos casos su “hijo” canino ocupa un rol tan importante en la familia, que al momento de salir de viaje o paseo pueden considerar dejar en casa hasta a la abuelita, antes que al mimado de Spike.

Si eres de esos que llevan a su perro hasta a la playa, o si solo se trata de llegar juntos al parque el fin de semana, debes haber experimentado lo que implica trepar a Pelusa y Fido en el auto y manejar con la compañía de uno o más pasajeros de cuatro patas. Así que para que el próximo viaje en auto con tu mejor amigo sea más tranquilo y seguro, o para que te animes a hacerlo por primera vez, te damos aquí algunos consejos:

Transparencia

Información Financiera

  • 2013 Descargar
  • 2014 Descargar
  • 2015 Descargar
  • 2016 Descargar
  • 2017 Descargar

Gobierno Corporativo

Recursos Humanos

Siniestros Pagados

Informes de Gestión