En Ecuador no existen mediciones al respecto, pero en otras latitudes se han generado datos muy precisos acerca de cómo afecta a las empresas el tener fumadores entre sus filas. En Estados Unidos por ejemplo, la American Lung Organization estima que las compañías pueden ahorrar cerca de $6.000 dólares al año por cada empleado que deje de fumar.

Otro estudio realizado en Reino Unido demostró que la reducción en la productividad de las empresas a causa de los descansos para fumar y de las extensiones en permisos por enfermedad de los fumadores, le generan al país una pérdida de más de 10 billones de euros al año. Esta investigación determinó que el fumador promedio se da cuatro descansos al día para salir por un tabaco durante sus horas de trabajo, cada uno de aproximadamente 10 minutos. Las mismas personas también toman al año un día más de permiso por enfermedad que un no fumador. Todo esto equivale a un promedio de 136 horas de productividad perdida (por cada uno).

Aunque fumar es una adicción y por ende es irracional e incontrolable, existen ciertos motivadores que despiertan la necesidad de un cigarrillo. En la oficina las principales razones para salir a fumar son:

  • El estrés de un problema particular

  • El evitar hacer algo que el empleado no quiere hacer

  • El ver a otros saliendo a fumar

Por lo menos dos de estos motivos demuestran que el tabaco constituye también una excusa para no enfrentar un inconveniente o una actividad, y por ende si se eliminara el fumar, las situaciones indeseables se tendrían que atender.

Por otro lado, existen compañías donde los no-fumadores solicitan igualdad de derechos y beneficios en relación al tiempo libre que toman a diario los fumadores, un escenario indeseable que de concederse representaría aún mayores pérdidas económicas a la entidad, por lo que la opción más viable suele ser prohibir los descansos para fumar.

En conclusión, si fumar en el sitio de trabajo implica una considerable reducción de la productividad para los negocios, el ayudar a los fumadores a dejar su vicio sería una gran inversión para las empresas… Definitivamente un tema a tener en cuenta si eres emprendedor o responsable de una mediana o pequeña compañía.