No hace falta ser un experto para saber que existen marcadas diferencias entre hombres y mujeres. No me refiero solo a diferencias anatómicas y biológicas, sino distintas fortalezas, rasgos psicológicos, e incluso, distintas enfermedades que aquejan a unos y a otros.

Si bien en términos generales tanto hombres como mujeres pueden padecer el mismo tipo de males, hay una marcada predisposición e incidencia en el género femenino para ciertas enfermedades. En algunos casos, la explicación se relaciona con factores hormonales, pero en otros, aún se desconocen los motivos.

  • El cáncer de mama

Esta es quizá la más evidente de las enfermedades “femeninas”, pues hay la creencia errónea de que no afecta a los hombres. Esta noción proviene del hecho de que el 99% de los casos se presentan en mujeres, y aunque las hormonas se consideran un factor relacionado con dicho mal, aún no existe un claro entendimiento del papel que juegan en el desarrollo del cáncer de seno.

  • La migraña

Las migrañas son dolores de cabeza muy intensos que afectan solo la mitad de la cabeza, generalmente acompañados por mareos y náuseas. Este problema se presenta en casi el 10% de la población, y es más frecuente en el sexo femenino con una proporción de 3 a 1. Este desequilibrio se atribuye a  factores hormonales, por lo que aumenta durante los días previos a la menstruación y disminuye durante el embarazo y tras la menopausia.

  • El colon irritable

El colon irritable es un síndrome o un conjunto de síntomas relacionados con el intestino grueso, y oscilan entre el dolor abdominal, la inflamación, la presencia de gases, diarrea y estreñimiento. El colon irritable está directamente relacionado con el estrés y los problemas emocionales, y se estima que casi el 70% de los casos diagnosticados son de mujeres.

  • Las várices

La incidencia de este mal es cuatro veces mayor en mujeres que en hombres. Las venas varicosas son venas inflamadas a causa de una debilidad en las paredes y válvulas de estos órganos, lo que provoca una acumulación anormal de sangre que de no ser tratada a tiempo, puede ocasionar rupturas. La obesidad, el sedentarismo y el uso de anticonceptivos, son algunos de los factores de riesgo, aunque el factor hereditario también es importante.

  • Las enfermedades de transmisión sexual

Aunque tanto hombres como mujeres se contagian con esta clase de enfermedades, las mujeres desarrollan problemas de salud más serios y más frecuentes a causa de ellas. Los motivos son varios: en primer lugar, el tejido de la vagina es más delicado que el del pene, lo que la hace más sensible a bacterias y virus; otro factor es que las mujeres tienden a confundir síntomas de enfermedades graves con problemas menores como una infección por hongos, lo que complica los cuadros clínicos al no recibir atención oportuna.

  • Problemas en vías urinarias

Debido a la estructura del tracto urinario femenino, que presenta una uretra más corta y una ubicación más expuesta a las bacterias, las mujeres son más propensas a tener complicaciones que los hombres. Por ejemplo, las infecciones en vías urinarias son cuatro veces más frecuentes, y la incontinencia afecta al doble de mujeres que hombres.

  • La depresión

Si bien esta es una enfermedad mental, constituye un mal que aqueja a las mujeres en una proporción de 2 a 1. Los motivos incluyen los drásticos cambios hormonales que afectan directamente al humor, así como la característica de ser mucho más reflexivas que los hombres. Sin embargo esta cifra puede no ser correcta, ya que hay que considerar el hecho de que las mujeres son más propensas a hablar con un especialista sobre los síntomas de la depresión, resultando en mayores índices de diagnóstico.

  • Las enfermedades autoinmunes

Estos son trastornos que se producen cuando el sistema inmune funciona incorrectamente y ataca por error a partes sanas del cuerpo. Existen más de 80 tipos, entre los que podemos mencionar algunos conocidos como el lupus, la artritis reumatoide, la psoriasis y la esclerosis múltiple. Como si no fueran suficientemente extrañas en sí, un factor inexplicable de las enfermedades autoinmunes es que afectan desproporcionadamente a las mujeres, con casi el 80% de los casos, y aún no se conoce el motivo.